Posts Tagged ‘Pekín 2008’

El reportero replicado

agosto 25, 2008

El reporterismo intrépido se ha convertido en uno de los géneros televisivos de mayor tirón popular, que nos ofrece una variopinta tipología catódica, donde ya cuesta trabajo destacar, habida cuenta de la ya amplia trayectoria del género y de la heterogeneidad y variedad de reporteros que hemos visto en pantalla.
Desde los tiempos del insidioso reportero total que encarnaba Urrialde o el humor pesado y absurdo de un Xavier Deltell hasta el reinado actual de salerosas y sexys mozas tipo Pilar Rubio, la abultada nómina de reporteros televisivos ha transitado ya todos los estilos, saturando un tanto el panorama.
El reportero se ha visto consagrado y entronizado como rey del momento catódico, libre para hostigar al hastiado entrevistado, habilitado para incordiar con bromas de (presunta) gracia. Ocasionalmente, el entrevistado abandona su posición de sumisión y educado vasallaje para responder e, incluso, increpar al metomentodo con micrófono en ristre. Es habitual ver reacciones de este tipo entre gente de la farándula y la mundanidad rosa, sospecha de componenda o provocación incluida, a veces.


Sin embargo es extraño verlo en ámbitos como el deportivo, tal como se ha producido en estos JJ.OO de Pekín 2008, cuando el atleta español Manuel Olmedo, tras correr una prueba de 800 m. de manera insatisfactoria y caer eliminado, se revolvió ante las correctas y estrictamente periodísiticas preguntas de Amat Carceller, reportero de la escudería deportiva de TVE, echándole en cara su excesivo criticismo y su menosprecio al gremio atlético que se encontraba compitiendo en la cita olímpica.
Razones al margen (ni quiero entrar en ellas ni tengo conocimientos técnicos al respecto), este tipo de reacciones inesperadas y excéntricas consiguen crear un momento de aúrea extrañeza, una interferencia tensionada que enerva y encrespa la retransmisión: presente total, momento irrepetible, suceso. De ello se alimenta, más que de cualquier otra cosa la televisión, de chispazos de total irrepetibilidad, de acontecimientos.
Anecdótico y aparentemente fútil, seguro que queda en la retina de muchos telespectadores de estos Juegos, juntos a las grandes gestas deportivas y las refulgentes y esteticistas ceremonias.

Para ver el video, aquí

*****

Los Gomaespuma están pidiendo a gritos un late-night

agosto 25, 2008

Entre lo que han deparado los JJ.OO. de Pekín 2008 televisivamente hablando, ha destacado el regreso a la pantalla del dúo humorístico Gomaespuma, tras un parón temporal posterior al término de su etapa radiofónica en Onda Cero.
Acompañados por excelentes colaboradores como Rubén Amón, Guillermo Fesser y Juan Luis Cano han realizado un desenfadado e informal informativo resumen de la jornada olímpica, en el late night de TVE. Desarrollando su humor entre naif y punzante, el espacio, de nombre Pasando olímpicamente, ha reunido entrevistas desenfadadas, resúmenes visuales de los eventos deportivos, un (falso) informativo humorístico, curiosidades idiosincráticas del país anfitrión, etc…
El dúo ha demostrado estar en forma, conjuntado y despilfarrando ingenio y chispa humorística, desplegando su panoplia de (falsos) colaboradores de hombre imposible, con una visión poliédrica de esta memorable cita olímpica.
Pues eso, que están pidiendo a gritos un late night en alguna cadena generalista. Apuesto a que triunfarían con él, teniendo en cuenta la fiel legión de seguidores con la que habitualmente cuentan. A ver si es verdad.

Balance olímpico de TVE

agosto 24, 2008

Terminan los JJ.OO. de Pekín 2008 y el balance televisivo no puede ser sino agridulce.
Adjetivados como los de mayor cobertura informativa y seguimiento de público de la historia, la realizada por TVE ha sido desigual y discutible. No ayudaba demasiado el horario tempranamente matinal de muchos eventos, pero la decisión de centrarse en determinados deportes de alto tirón popular (fútbol, tenis, ciclismo, etc…), especialmente si estaban protagonizados por deportistas patrios, y de preterir a otros muchos marcadamente olímpicos (halterofilia, lucha libre, tiro, etc…) es una opción cuando menos discutible, lo mismo que las excesivas repeticiones en horario vespertino de según qué retransmisiones, en detrimento de la cobertura de otros deportes minoritarios y los vaivenes de cadena elegida para las principales citas (TVE1, La2, Teledeporte…). Quizás todo ello haya contribuido a que el seguimiento multimendia (vía internet o tv a la carta, en especial) haya crecido exponencialmente en esta cita olímpica.

El programa-magazine resumen de horario nocturno, Conexión Pekín, tampoco ha terminado de encontrar un tono adecuado. Excesivamente redundante y repetitivo (obsesivo empleo de montajes musicales al ralentí, por ejemplo), lastrado por la pretendidamente amena y excesivamente arbitraria presentación de un Ernest Riveras que no ha hecho olvidar a gente como Matías Prats en sus labores como anchorman televisivo de las Olimpiadas, no logró convetirse en un completo, ameno e informativamente competente resumen de las jornadas.
Tampoco ha destacado la selección de comentaristas y especialistas técnicos, lejos de otras épocas de mayor gloria de la televisión pública, lo cual, sumándose a la ausencia de veteranos periodistas deportivos de la casa a causa del plan renove en que está inmersa la cadena estatal, ha revertido peyorativamente en el contenido de las retransmisiones. Se ha echado de menos a gente como Gregorio Parra en atletismo, Luis Miguel López en balonmano, Pedro Barthe en basket, etc… y se ha echado (mucho) de más a gente como Romay o la omnipresencia informativa de una María Escario.
En resumen, un balance desigual, escasamente lucido, competente en ocasiones, pero con numerosas decsiones discutibles, cuando no incomprensibles para el telespectador aficionado.

*****

¡Por qué no te callas, Romay!

agosto 18, 2008

Los comentarios del ex-jugador Fernando Romay en las retransmisiones de baloncesto de los JJ.OO. me está resultando una de las cruces más estomagantes de los mismos.
Abonado a la gracieta chusca y el chascarrillo chistoso (alguien debió decirlo alguna vez que es gracioso), nos atormenta con comentarios supuestamente chisposos, con dobles sentidos que él debe creer ingeniosos pero que se quedan en lo ramplón y garbancero casi siempre, con unos comentarios caracterizados por la ausencia de densidad crítica o apoyatura técnica alguna.
Echamos de menos la concreción tecnicista y la discreción de un ‘Chichi’ Creus o, incluso, la facundia conocedora de un Imbroda, por no remontarme a ejemplos más lejanos en el tiempo.
Tertuliano omnipresente, colaborador siempre dispuesto a acudir a todo tipo de programas, imposible bailarín en una de las primeras ediciones de Mira quién baila, Romay ha hecho de la presencia mediática una profesión, pero no ha sido ni de lejos la mejor opción para iluminar con su sapiencia las andanzas de nuestra laureada selección.