Posts Tagged ‘Antena 3’

¿La Navidad mola?

diciembre 25, 2008

Se trata de un fenómeno habitual y recurrente en el panorama catódico: colaboradores o valiosos secundarios de programas de éxito que, reconocimiento popular mediante, se deciden a dar el salto y a independizarse de la tutela de quien los aupó a la fama, aventurándose en solitario, generalmente encontrando el fracaso como consecuencia. Poco debemos remontarnos en el tiempo para recordar los recientes casos de las (fallidas) aventuras en solitario de gente como Carlos Latre, Boris Izaguirre o Gonzo.

neng Edu Soto y David Fernández han gozado de enorme popularidad y notable reconocimiento durante el tiempo en que han estado encuadrados en El Terrat, la factoría humorístico-televisica que capitanea Andreu Buenafuente. Encarnando a multitud de personajes, interviniendo episódicamente en su late show o trabajando en proyectos del grupo en otros sectores, fueron capaces de hacerse un nombre en el mundillo del humorismo y la interpretación, optimizando su vis cómica, pero beneficiándose de una bien engrasada maquinaria cuyos mayores efectos benéficos redundaban en los guiones puestos en bandeja, con los que confecciar sus personajes. El definitivo éxito de los personajes más relevantes que encarnaron, El Neng y Rodolfo Chikilicuatre, respectivamente, les hicieron decidirse a abandonar el barco, con la excusa de zafarse de todo encasillamiento e, imagino, alcanzar mayores cotas artísticas (y también pecuniarias, imagino).

df Ya se les había podido ver ocasionalmente en diversos trabajos (la segunda parte de Mortadelo y Filemón o la presentación de El rey de la comedia, en el caso de Soto; el vuelo en solitario de Chikilicuatre antes, durante y después de Eurovisión, en caso de Fernández), sin conseguir ningún claro logro ni disipar la sombra de sus anteriores criaturas, sobrevolando siempre por encima de sus trabajos presentes.
Para esta Nochebuena, Antena 3, en un esfuerzo englobable en la revitalización y el remozamiento juvenil que parece caracterizar las nuevas apuestas de su parrilla, encargó a ambos un programa especial de humor, asemejándose con ello a la tradicional oferta de TVE. Debe ser considerado un honor para ellos (en su breve y acelerada carrera postemanciaptoria) el que sus figuras se hayan incorporado a la nómina oficial de humoristas y/ actores que han recibido un encargo de esas caracterísitcas (algo así como un premio a la carrera o un reconocimiento vital, en muchos casos), pero el resultado no ha podido ser más decepcionante y penoso.

navidad-mola

La Navidad mola (así se llama el artefacto) pretendía ser un desenfrenado cuento navideño donde nuestros héroes, despedidos de la empresa NOELSA (ocurrente nombre, insoslayable referencia a la omnipresente crisis económica), viven unas (pretendidamente divertidas) peripecias en busca de otra ocupación, excusa para un desfile de personalidades de la cadena invitadas a la trama (María Patiño, como ejemplo máximo)
Interpretando cada uno un buen número de personajes (la exhibición de camaleonismo se queda en pesada pirotecnia mortadelescay cansina repetición de tipos caricaturescos), el conjunto adolece de una ambientación cutre, unos guiones absurdos y, lo que es peor, aburridos, y un discurrir arbitrario y atropellado (las prisas de la concepción y plasmación del programa saltan a la vista). Con tan pobres mimbres, los cómicos intentan salvar los muebles, entregándose a un carrusel paródico presidido por la falta de sentido y la sal gruesa, incapaces de dotar a semejante engendro de interés alguno.
La nómina de colas de león gozosas de popularidad y éxito que quisieron pasar a ser cabezas de ratón para pegarse el gran tortazo tiene desde ya un par de nombres más con los que engordar la lista de aquellos de sobreapreciaron su talento.

*****

‘Lex’ juega la baza de la carne

diciembre 5, 2008

Lex, la serie de temática judicial de Antena 3 fue una de las más fuertes apuestas de la cadena en la pasada campaña. Si su primera temporada pasó con más pena que gloria en el competitivo prime time de los jueves, la segunda languidece en el (casi) late night de los domingos, antecedida por la estadounidense Sexy Money y vencida en audiencia incluso por las reposiciones de Aida en Tele 5.

lex_1

Pese a contar con un elenco de primera encabezado por Javier Cámara y cierto holgura de medios, el resultado no ha brillado nunca ni por su originalidad ni por lo convincente de sus resultados. Lastrada por el déficit de credibilidad que, salvo contadas excepciones, atenaza a la ficción patria cuando se adentra en terrenos de temática negra y centrada, como es costumbre, en las peripecias erótico-sentimentales de las criaturas que la pueblan (divididas en dos sectores de edad, veintañeros y treintañeros peterpanescos -una vez más, es la moda-), la serie no aporta novedad alguna a un género tan trillado como el legal ni añade ninguna aportación local a ese mundo digna de ser reseñada.

lex_2

Al contrario, en este segunda tanda, y en los últimos capítulos, se les ve el plumero a sus creadores, quienes buscan aumentar la audiencia con la introducción episódica del personaje de una devorahombres de alto standing (híbrido de numerosas mujeres fatales y mantis sexuales que en el cine de las últimas décadas han sido, encabezadas por la Catherine Tramell-Sharon Stone de Instinto básico), interpretado por Paz Vega, en una pausa de su exitosa carrera internacional, convertida en un sex-symbol latino de primera, paralela a un incremento de la explicitud sexy de las tramas y del exhibicionismo de su reparto femenino, que ha culminado (de momento) en el (cogido por los pelos) strip-tease de la neumática Kira Miró, otra belleza patria con presencia secundaria de la serie.
Esta escasamente original y sobada tabla de salvación carnal quizás lleva a la serie a arañar algunas esquirlas del deseado share, pero dudo que traiga como consecuencia ni el aumento de su reconocimiento ni el aseguramiento de un lugar en la memoria catódica del espectador.

lex_3

Hola y adiós

octubre 16, 2008

La franja vespertina es una sima catódica que las cadenas empiezan a no saber cómo rellenar. Excepción hecha de  los consolidados España Directo (TVE1) o Está pasando (Tele 5) y algunas telenovelas que aguantan el tirón, el resto de las cadenas se las ven y se las desean para encontrar la fórmula adecuada para tirar de la audiencia en ese segmento que va de cinco a ocho de la tarde.
Esta semana hemos visto coincidir en el tiempo la aparición de un nuevo magazine vespertino en Antena 3, Tal cual lo contamos, con la cancelación de otro programa de parecidad características, el magazine Visto y Oído, en Cuatro.
Tras unos meses en antena, Visto y Oído, presentado por Joaquín Prat Jr., en una de sus primeras experiencias televisivas tras unos años dedicado a la radio en la SER, y la todoterreno comodín de la cadena de PRISA, Raquel Sánchez Silva, no ha logrado consolidarse ni alcanzar la cuota precisa del share para mantenerse en la parrilla. La indefinición y los caprichosos y continuos cambios de contenido, duración y horario (primero, dedicaban bastante tiempo a comentar los realitys bandera de la casa –Factor X, Circus…-; luego cambiaron a contenidos de mayor sensacionalismo y actualidad) han marcado su trayectoria, sin lograr conseguir el aire novedoso y original al que parecían aspirar. Si bien no han caído en el amarillismo vocinglero de otros programas de la competencia ni han echado mano de los manidos comentaristas rosas, el menú pergeñado no ha captado la atención del público, quedando por debajo de las expectativas de la cadena y por debajo de su media de audiencia.

Paralelamente, como comentaba arriba, ha debutado en la parrilla de la cadena de Planeta un nuevo contenedor-magazine de tarde, sustituyendo a la versión interina de El Método Gonzo, tras la espantada de su presentador y cerebro. Se trata de Tal cual lo contamos,
finalmente presentado por Cristina Lasvignes (sonaron diferentes nombres de presentadoras), quien lo compagina, de momento, con el consultorio de madrugada que conducía en la SER (again) para encabezar esta aventura de dudoso futuro.
Definido como un regreso al magazin clásico (¿alguien sabe qué quiere decir tal cosa?), el invento no aporta nada nuevo bajo el sol, sino el manido y archilabrado batiburrillo de variopintas secciones, cocktail de humor y zapping sandunguero (a cargo de Ricardo Castella, a sueldo de la cadena pese a la defenestración de su intento de late-show, El Sacapuntas), tertulia rosa con sospechosos habituales de ese mundillo (Carmen Pardo, Mariñas, Portero, etc…), sucesos y noticias de actualidad, contadas con la dosis habitual aunque moderada de amarillismo, consultorio de buenas maneras a cargo de Josemi R.Sieiro, entrevistas, …
No sé si acabará consolidándose en Antena 3, pero, partiendo de lo ofrecido en sus primeras emisiones, no será recordado ni cambiará las modas televisivas.

*****

‘700 euros’, prostitución rima con culebrón

octubre 15, 2008

Hace unos días terminó la emisión en Antena 3 de la pretendidamente escandalosa y transgresora serie 700 euros, que, tras dormir en el cajón de algún ejecutivo durante meses, retrasando su estreno y cambiando incluso de título (el original era el más explícito Diario de una call girl), fue finalmente emitida durante los meses veraniegos tras una notable promoción, con un moderado éxito de público que le ha permitido mantenerse en el prime time de los martes hasta su último episodio, al margen de los frecuentes vaivenes por la parrilla a que se ven sometidos aquellos productos que no gozan del favor del caprichoso share.
Producida por Diagonal TV (La señora, Amar en tiempos revueltos,…), la serie se presentaba como el último grito del atrevimiento catódico, como un retrato realista de la prostitución de alto standing, en línea con su cada día mayor normalización y visibilidad social, con un marchamo de escándalo y crudeza en el tratamiento de dicha temática que no se ha visto refrendada por el devenir de la serie.

Sin embargo, el acercamiento que propone 700 euros al mundo de la prostitución de lujo está marcado fundamentalmente por los códigos explícitamente folletinescos de todo culebrón que se precie. La protagonista, Luna, se ve abocada a ese mundo tras una serie de justificaciones sentimentales y morales (el engaño y la traición de su prometido, la redención mediante el sacrificio altruista para la curación de su amigo, la necesidad de dinero rápido para esos fines, etc…), y lo mismo sucede con el resto de personajes de la trama, marcadamente esteotipados como positivos o negativos, especialmente en relación a la protagonista.
Como en todo folletín que se precie, asistimos a toda una panoplia de amores imposibles, despechos, traiciones, desengaños, intrincadas relaciones familiares, secretos del pasado que se desvelan, diferencias de clase, etc… No falta ingrediente alguno en el menú, además de una roma ambientación (escasos exteriores, un puñado de repetidos interiores pretendidamente lujosos que no llegan a ser convincentes…).
El mundo de las escorts, del sexo de pago aparece reflejado sin mordiente, sin morbo alguno, visto siempre desde el punto de vista de las chicas que a ello se dedica, pero siempre arropado por un sinfín de cortapisas, contextualizaciones y justificaciones, de indulgente moralina.
La peripecia rocambolesca de la protagonista acabará con el consabido final feliz, con la superación de todas las pruebas a que tiene que enfrentarse, abriéndose ante ella un inmaculado horizonte de felicidad.
Queda el esforzado trabajo de algunos solventes actores (Mercé Llorens, Aroa Gimeno, Pedro M. Martínez, Cristóbal Suárez, Luisa Gavasa,..), marca de la casa que la produce, pese a las insufiencias de un irregular reparto en el que fallan algunos de sus integrantes (Toni Cantó, la mexicana Adriana Lavat, Ana Turpin, etc…), así como algún personaje algo más pulido y matizado (el barman, la madre de Luna, etc…) y una solvencia técnica y agilidad narrativa acreditada en este tipo de productos, que facilita el enganche del público, lo que no consigue hacer olvidar la endebles y falta de nobleza de los materiales de los que parte.

*****

‘Gonzo’ abandona su método

septiembre 7, 2008

Son recurrentes las quejas acerca del predominio del amarillismo indecente y el chafardeo rosa en la programación, especialmente verpertina y de sobremesa, de las cadenas generalistas mayoritarias. Sin embargo, cuando algunos productor han intentado transitar otros caminos menos vergonzantes, la aventura ha finalizado frecuentemente en sonados fracasos. El último ejemplo de ello ha sido El método Gonzo, en Antena 3.

Varias veces pospuesto en su hiperpublicitado estreno meses atrás, el proyecto se anunció como una vía diferente para las tardes, con contenidos sociales y de denuncia, en la línea que su presentador, Fernando González ‘Gonzo’, había llevado a cabo en su miniespacio, dentro del CQC presentado por Manel Fuentes en Tele 5. Sobrepasado por el envite, atenazado por cierta escasez de tablas, Gonzo no ha encontrado un tono estable para su propuesta, fluctuando en su temática, variando de espacios y colaboradores, para terminar, ante la falta de audiencia obtenida en las primeras semanas, recurriendo a la consabida temática rosa, además de echar mano a dudosos colaboradores, como la abogada del mundillo tomatero, Teresa Bueyes, por ejemplo. Finalmente, ante la determinación de la productora y de la cadena de seguir incidiendo en dicha vía y derivando los contenidos del programa, de manera más clara todavía, hacia contenidos propios de cualquier programa de corazón, en busca de captar la atención de la despistada audiencia, ‘Gonzo’ ha recurrido a una claúsula existente en su contrato y ha terminado por abandonar el proyecto, dejando su ‘método’ en manos de dos de sus subalternas.

Una vez más, la falta de previsión, la ausencia de claridad de ideas y de constancia en el mantenimiento de una línea, además de la falta de apoyo de las mentes rectoras de una cadena, han termiando en la anticipada agonía de una opción diferente, de una vía interesante pese a sus fallos e insuficiencias. Al menos, el capitán ha abandonado el barco cuando ya no se reconocía en su criatura, intentando mantener su nombre limpio y al margen de la futura deriva del mismo.

*****

‘Tal como éramos’, telenostalgia y rellenos veraniegos

septiembre 2, 2008

El mes de agosto es tiempo propicio para refritos y apaños catódicos para rellenar el impasse veraniego entre la pasada temporada y las novedades propias de la inminente rentrée otoñal.
Sin embargo, incluso este tipo de programas de escasas pretensiones y nulas ambiciones respecto a los audímetros pueden hacerse de manera desaliñada y desganada o con inventiva, creatividad y gracia.
Este ha sido el caso del batiburrillo nostálgico y autopromocional orquestado por Antena 3 bajo el título de Tal como éramos.
Conducido con bastante salero por la todoterrano y eterna sustituta Mónica Mártinez (su belleza y carisma merecerían otro trato en la cadena), en las dos emisiones que nos han ofrecido del mismo los pasados lunes en horario de late night, nos ha brindado la ocasión de difrutar y recuperar numerosas escenas curiosas, así como imágenes añejas de presentadores y actores populares, en su trabajo para la cadena a lo largo de los 18 años transcurridos desde su aparición en 1990.
La telenostalgia siempre tiene pegada y el reciclaje fandémico de antiguos materiales de nuestros tipos y tipas catódicos favoritos, servida con amenidad y desenfado, puede ser una buena opción para rellenar huecos veraniegos y entretener al espectador fiel.

Como colofón, una pequeña galería de imágenes extraídas del programa…

*****

‘Impares’, en busca de pareja

agosto 17, 2008

Las citas, románticas o no, están de moda en televisión, está claro. No hay más que fijarse en ese programa-engendro de Tele 5, Mujeres, hombres y viceversa, donde las citas son la clave de seducción en esa nueva versión del clásico programa de parejas y contactos, protagonizado, en este caso, por modelos de agencia y mozas de calendario a la búsqueda de hacerse famosos. También va por esa línea, aunque centrado en cenas entre amigos, an casa de uno de ellos que ejerce como anfitrión, Ven a cenar conmigo, en Antena 3.

En una sociedad atomizada y deslavazada, la dificultad para las relaciones sociales y de pareja, por ausencia de tiempo e imperativos hiperindividualistas, obsesionan a gran parte de la gente, especialmente a los no tan jóvenes y treintañeros, quienes sienten que se les pasa el arroz. La tele, siempre atenta a reflejar los usos sociales y a modificarlos con su influjo, se fija en ellos para alimentar sus ficciones.

El último caso es la serie Impares, estrenada en el access-prime time de Antena 3 en esta época estival, siendo el primer caso de serie trasladada a la cadena generalista después de un rodaje en la algo más elitista área de los canales TDT (Antena Neox, en este caso). Sustituyendo al concurso-karaoke Al pie de la letra, la cadena busca apuntarse un tanto en esa franja, proclive a productos de humor costumbrista como Camera Cafe, La tira, Escenas de matrimonio.

Con un reparto de jóvenes actores fogueados ya en otras series televisivas como Miriam Benoit (Agitación+IVA, Manos a la obra…), Marta Hazas (El pasado es mañana, El Internado,…), Darío Paso, Ana Ruiz (Cámera Café), Antonio Muñoz de Mesa, César Lucendo, Carmen Caballero, Cristina Pons, Rafa Reaño (Al salir de clae), Secun de la Rosa (Aida), Ana Rayo (Javier ya no vive solo), … y unos guiones humorísticos, frescos, algo esperpénticos, alocadamente costumbristas, la serie refleja una serie de citas entre parejas (tres en cada entrega) de lo más diverso en su origen, cuyo estrafalario desarrollo se ve punteado por los comentarios en off, a cámara, de los protagonistas (a la manera de alguna película de Woody Allen o de la inolvidable Cuando Harry encontró Sally). La cabecera, formada por las piezas de un puzzle que tratan de encajarse, ya nos avisa acerca de tono y temática. La disparidad y heterogeneidad de los tipos retratados pretende dar una visión poliédrica de la sociedad española actual, aunque quizás chirría un poco al cargar las tintas en las aristas más esperpénticas y en el empleo de la sal gorda, característica, por otro lado, endémica en la comedia televisiva nacional en boga (Aída, Los Serrano, etc…)

Una propuesta caracterizada por su falta de pretensiones, su amenidad liviana y la chispa de sus situaciones y diálogos. No es poco.

*****